viernes, 2 de mayo de 2008

Narcodólares en la política paraguaya


Albino Almirón pensó que la diosa fortuna le sonreía, el día en que enviados de una agencia le ofrecieron diez millones de guaraníes a cambio de instalar un enorme cartel publicitario en su patio, sobre la ruta 3, en pleno centro de Yby Yaú, Concepción.
Entusiasmado con el negocio, se olvidó de preguntar qué producto comercial iba a ser promocionado. Quizás una marca de gaseosa, cigarrillo o caña, con la foto de una linda chica con poca ropa, de esas que alegran el paisaje.
Cuando instalaron el armatoste y mostraron lo que había en él, Almirón sintió que la tierra se hundía bajos sus pies. Era un cartel de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), con la leyenda: “Son buscados por narcotráfico y otros crímenes”, con retratos de los cuatro más poderosos capos de la región, con nombres grandes y visibles: Fahd Yamil Georges, Erineu Domingo Sóligo “Pingo”, Jarvis Chimenes Pavao y Luiz Carlos Da Rocha “Cabeza Branca”.
Desesperado, el vecino imploró que lo saquen de su patio y ofreció devolver el dinero, pero los publicistas dijeron que un trato es un trato. Una llamada telefónica los convenció. La voz en portugués ordenaba: “Tira daí o cartel, ou vocé vai ficar finado”. El material fue trasladado al frente de la comisaría de Yby Yaú, donde sigue hasta ahora. El 7 de agosto de 2006, Almirón murió a consecuencia de un mal cardiaco.
Esta pintoresca aunque trágica anécdota ilustra cómo se mueven los hilos del narcotráfico en la región norte del Paraguay.
Esta semana, la periodista Mabel Renfheldt divulgó una reveladora conversación grabada por la Senad en 2006 entre el entonces comisario de Yby Yaú, Osvaldo Núñez, y el diputado colorado por Concepción, Magdaleno Silva, reelecto por el sector nicanorista.
En diálogo telefónico, el jefe policial cuenta al parlamentario que un brasileño le advirtió: “Aténgase a las consecuencias de todo lo que mandó poner allí”, refiriéndose al cartel de la Senad. El comisario se queja por las redadas que una brigada de los agentes antidrogas, al mando del entonces director de operaciones Luis Rojas, había realizado en la zona. “Sarambi hicieron, llevaron 24 armas de aquí, chera’a, llevaron muchas armas de nuestros amigos”, reclama. Y el diputado Silva ofrece llamar al ministro de la Senad, Hugo Castor Ibarra, para solucionar el problema.
La grabación es una joya preciosa para cualquier agente del Ministerio Público que -ahora que el partido colorado está en retirada del poder- quiera indagar los nexos políticos con la mafia del narcotráfico, pero llamativamente el fiscal Arnaldo Giuzzio se desentendió del tema, y ningún otro fiscal insinuó siquiera el más mínimo interés.
El diálogo Silva-Nuñez se enlaza directamente con los contenidos de la carta de renuncia entregada por el ex director Luis Rojas al ministro Hugo Castor Ibarra, en el que enumera graves hechos de corrupción e irregularidades en la Senad, y acusa que Ibarra ordenó espiar con escuchas telefónicas ilegales al entonces candidato y hoy presidente electo, Fernando Lugo. Pero ningún fiscal está investigando las denuncias y acusaciones de Rojas.
Reiteradas veces, la prensa publicó evidencias de que dólares del narcotráfico financian campañas políticas en el Paraguay.
En 2006, un allanamiento a la mansión del narcotraficante prófugo Jarvis Ximenes Pavao, en Pedro Juan Caballero, permitió hallar una fotografía en la que el capo de la droga disfrutaba de un asado en compañía del colorado Luis Gonzaga Mieres, ex intendente municipal, y del concejal liberal Pedro González. Ahora González fue electo diputado por Amambay, en la lista del PLRA.
El lunes a la tarde, en Radio Primero de Marzo, el diputado Magdaleno Silva admitió que Hilarión Duarte, su contrincante colorado para las municipales del 2006, recibía dinero del narcotraficante Jarvis. Antes, el docente de Yby Yaú, Oscar Gaona, uno de los hombres de Duarte, había declarado a Última Hora que en la misma campaña, el narco “Cabeza branca” Da Rocha había financiado la campaña de Silva. ¿Quién los investiga?
Se supone que algo cambió en el Paraguay, luego del 20 de abril, pero todavía no se nota. Empiezan a salir a luz más trapitos sucios, pero no se ve a los fiscales y jueces dispuestos a hacer justicia. ¿Será que siguen con miedo, o sometidos a los intereses de los políticos electoralmente derrotados?

3 comentarios:

  1. SI EL CARTEL ESTA UBICADO FRENTE A LA COMISARIA, MUCHO MEJOR, PONER EN EL CARTE UNA FLECHA HACIA LA COMI, Y SE COMPLETA EL CUADRO DE LOS NARCO

    ResponderEliminar
  2. Si sos corrector/a de estilo, periodista o reseñador/a freelance, profesor/a, traductor/a para agencias y editoriales, ya es hora de que te des cuenta: sos un/a trabajador/a precarizado/a.
    Trabajás a destajo, yendo de un lugar a otro, dándole clases a gente que te hace sentir que sos un combo de un fast-food. Corregís cientos de erratas para empresas que fabrican inútiles libros. Tenés que convencer a tus jefes/as que vale la pena publicar tu nota. Nadie te avisa de nada, nadie te respeta. Laburás por céntimos, por millar de palabra, aportando al fisco como si tuvieras una empresa cuando sos tu propio empleado, sin vacaciones pagas, obra social, aguinaldo, derechos, gremio u organización donde agruparte para exigir lo que es tuyo. Esta injusta situación puede ser modificada porque nuestro país hoy impone esta modalidad a muchas otras disciplinas y tareas.
    No somos una minoría abandonada.
    Participá activamente lado a lado con todxs lxs otrxs compañerxs trabajadorxs. No seremos idénticxs pero merecemos ser iguales. Es importante que te sumes a la coordinadora comunicándote a precariosenlucha@gmail.com para que juntxs cambiemos las cosas!
    periodistas.colaboradores@gmail.com
    Hasta la victoria, enter!

    http://periodistascolaboradores.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Lo peor de todo es que ésta gente sigue haciendo de las suyas en la zona, sus asesinos siguen con su deporte favorito de dar tiros al aire, una manera de demostrar que estan alli, siguen amedrentando y Magdaleno sigue impune y dando una de "Trabajador por la Patria" Japoina.

    ResponderEliminar